first
  
last
 
 
start
stop
Buscar en esta web
Sedes en Perú
Miembros : 301
Contenido : 171
Enlaces : 6
Ver contenido por hits : 695838
Acceso de Usuarios
Pastoral Familiar Salesiana Perú Biblioteca Programas Educativos Sede Breña Tercer Grado Crecer en Familia (Tema 2) S.O.S. LA FAMILIA EN CRISIS

TEMA N° 2:  S.O.S. LA FAMILIA EN CRISIS

 

Objetivo: Tomar conciencia de la acuciante crisis familiar de nuestros tiempos por el secularismo asfixiante de nuestra sociedad.


I) UNA VIDA, UNA RESPUESTA


Parábola de la Familia

Bajaba la familia desde la Jerusalén de la creación, de donde salió de las manos de Dios limpia de egoísmos y pura de hedonismos... Bajaba la familia a la Jericó de la vida, a la Jericó del mundo para cumplir el encargo de su Creador: procrear nuevos seres que fueran también hijos de Dios y dominar la creación, haciendo que sirviera de recreo y de sustento a toda la raza humana. Al ir discurriendo por las tortuosas sendas de la historia, llegó a la Jericó de nuestros modernos tiempos, donde reina el ateísmo, el afán de poseer, de disfrutar, de libertad…

La indiferencia religiosa, el agnosticismo y el materialismo, que ignoran totalmente a Dios, despojaron a la familia de toda referencia a lo divino, a lo sobrenatural, a lo trascendente: Es ridículo rezar, porque lo que hay que hacer es trabajar y poseer para disfrutar; es superstición esperar un feliz más allá, porque lo que hay que hacer es gozar a tope el más acá. La familia, herida de gravedad por el ateísmo reinante, privada de las fuerzas sobrenaturales, pronto cayó en manos del hedonismo barato, del placer inmediato. Despojada de la fuerza divina que ayuda al sacrificio, se vio atacada por el egoísmo de la pareja, que se vio a sí misma como macho y hembra con sexo para disfrutar, y se olvidó que eran hombre y mujer, con sexualidad humana para procrear y educar. Y, cambiando así el gozo de los hijos por el disfrute egoísta de la genitalidad, pronto rompió la familia su unidad, cayendo en el divorcio, en el amante de turno, en la pareja sentimental que tanto se lleva en la moderna sociedad… y hasta en las parejas de hecho.

Estando así la familia, malherida en esta cuneta de la modernidad, acertó a pasar por allí un sociólogo, la estudió un buen rato y dijo: La familia está muerta. Hoy lo que se lleva es la individualidad, vivir independientemente o con pareja ocasional, sin compromiso serio. Pasó después un psicólogo y, viéndola en grave estado, dijo: La familia ha sido una institución opresiva que no ha dejado a los hijos ser ellos mismos, con eso del amor, respeto y obediencia a sus progenitores… Lo mejor es que esta institución desaparezca. Ya es hora de que los niños y jóvenes crezcan sin represiones ni tabúes de ninguna clase. Así tendremos hombres libres y no traumatizados. Más tarde acertó a pasar por allí un sacerdote y, viendo a la familia en tal extremo, la increpó diciendo: ¿Por qué no has hecho frente a tus ladrones y atacantes? ¿O es que estabas de acuerdo con ellos? Finalmente pasó por allí Cristo, el Señor, y tuvo compasión de ella; le limpió con ternura sus heridas, la fortaleció con la sangre del Sacramento… y, sobre sus hombros, la llevó a la posada de la Iglesia; y a sus cuidadores les dio este encargo: La he comprado con mi sangre y quiero hacer de ella mi tierra amada. No la dejéis sola en el camino de la vida. Fortalecedla con mi pan y vino eucarísticos; orientadla y guiadla con mi palabra; asistidla con mi gracia. Y los posaderos de la Iglesia tienen que ser fieles a Cristo cumpliendo escrupulosamente su encargo de amor y de protección a la familia. ¡Que así sea!

Preguntas para compartir:

1. ¿Qué nos quiere decir esta parábola hoy?

2. ¿Tu familia atraviesa por una situación semejante? ¿Por qué?

 

 

II) LO QUE HEMOS DE CONOCER


Peligros en torno al matrimonio y a la familia

No podemos caer en la tentación de querer ocultar el sol con un dedo y negar una realidad que cada día se hace más acuciante. Nos referimos a la crisis familiar de nuestros tiempos. En todas las épocas la institución familiar ha tenido dificultades, pero nunca como hoy día, de allí que nos parece importante conocer y tomar conciencia de esta realidad para lanzar juntos un S.O.S. que busque mejorar la situación. Veamos juntos las principales expresiones de esta crisis.

 

La mentalidad divorcista

Más de 80,000 parejas se divorciarían este año a nivel nacional, al haber iniciado en el Poder Judicial, sus trámites de divorcio por mutuo acuerdo. Los expertos señalan que la tendencia a recurrir al divorcio rápido  todavía no esta generalizada, pero que en los próximos años se incrementará hasta igualar a los divorcios judiciales. Aunque en el divorcio rápido no se requiere de un abogado, quien desee una mejor protección de sus intereses puede contratar a uno como conciliador. Es especial si lo que se busca es decidir la tenencia de los hijos menores o, definir la repartición de bienes.

 

La convivencia no matrimonial

Es un fenómeno cada vez más extendido y se expresa en el hecho de que las parejas hoy “ya no quieren contraer matrimonio”, existiendo un temor casi generalizado para asumir un compromiso serio que dure toda la vida. La polémica sobre las parejas de hecho y sobre el intento absurdo de asimilarlas a los matrimonios cada vez arrecia más. Y cuanto más dejan al descubierto quienes favorecen las parejas de hecho sus reales deseos y motivaciones, más claro queda el intento de subvertir todo un sistema jurídico de protección a la familia, la única que, por proyección social, exige un ordenamiento jurídico. Conviene poner de manifiesto que suponen una cohabitación acompañada de relación sexual (lo que las distingue de otros tipos de convivencia) y de una relativa tendencia a la estabilidad (que las distingue de las uniones de cohabitación esporádicas u ocasionales). Las uniones de hecho no comportan derechos y deberes matrimoniales, ni pretenden una estabilidad basada en el vínculo matrimonial. Es característica la firme reivindicación de no haber asumido vínculo alguno. La inestabilidad constante debida a la posibilidad de interrupción de la convivencia en común es, en consecuencia, característica de las uniones de hecho. Hay también un cierto «compromiso», más o menos explícito, de «fidelidad» recíproca, por así llamarla, mientras dure la relación.

 

Violencia familiar

La violencia intrafamiliar en el país es un fenómeno cada día más preocupante. Diversos estudios indican que los tipos más graves y más frecuentes de agresiones contra mujeres y niños son de carácter psicológico en un 46% contra ellas, y en un 15% contra los menores. Del estudio de este fenómeno social se han ocupado habitualmente investigadores de las ciencias sociales que han señalado la crisis de la institución familiar como un factor que nutre dicha violencia. Es de notar que la violencia más extendida es de carácter psicológica y sus víctimas son mujeres y niños, lo que deja la pregunta abierta sobre el rol del padre. ¿Es éste el victimario? O también ¿él es víctima de complejos procesos acaecidos en la cultura que reconfiguran su función y la autoridad que representa?

 

Individualismo familiar

La modernidad, junto con su tecnología progresista, nos deja como herencia el individualismo, que penetra en los hogares y daña la unión familiar. Poco a poco desaparece la figura de la ama de casa, pues ambos esposos trabajan, y los niños crecen sin contar con la cercanía de sus padres. La comunicación en el hogar tiende a ser cada vez más pobre y se crean distancias entre los distintos miembros del entorno.

Tenemos que hablar de la familia y recobrar su valor porque es el lugar de protección natural de todos los seres, se aprende a relacionarse y comunicarse. La familia debe ser el primer referente de la experiencia del amor para cualquier persona. Es en ella donde se experimenta la importancia irreemplazable de sentirse amado para aprender a amar. La familia es signo del amor de Dios.


 

III) NO SÓLODE PAN…


Un bello proyecto originario

De la costilla que Yahveh había sacado al hombre, formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces el hombre exclamó: “Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Ésta será llamada varona porque del varón ha sido tomada.” Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y llegan a ser una sola carne (Gn 2, 22-24).



IV) CELEBREMOS NUESTRA FE


Oración por la familia en crisis

¡Oh Jesús ¡ Dios y Señor nuestro, te damos gracias por bendecir a nuestras familias.

Queremos pedirte, muy especialmente, por aquellas familias que se encuentran en crisis,

por aquellas donde impera la desunión y por aquellas otras que se encuentran mal constituidas.

Comparte Señor nuestras vidas y ayúdanos, a que nuestros hijos sean testigos de nuestro amor.

Danos fuerzas en la adversidad, generosidad en nuestra prosperidad, y humildad en nuestros éxitos.

Fortalece nuestra fe en ti, Señor, para fortalecer nuestras familias en medio de las crisis de estos tiempos donde impera el relativismo.


Ayúdanos a dar testimonio de tu grandeza ante los demás, con nuestros actos y palabras de cada día.

Amén.


 
Redes Sociales
   
Área de Formación